Durante esta crisis sanitaria muchas pymes y autónomos han tenido que echar el cierre durante algunas semanas. Muchas de ellas, lo han hecho manteniendo el contacto con su comunidad de clientes. Y para ello, las redes sociales les han sido de gran ayuda.

Marketing relacional y las relaciones a distancia.

No perder ningún cliente valioso es un principio fundamental para cualquier PYME.

Por ello, el marketing relacional es un método de gestión muy importante para la pequeña y mediana empresa.

La decisión de compra cada vez se vuelve más compleja para el cliente. La gestión del valor percibido trata de aumentar el valor de la compra realizada para el cliente, por lo que estará más satisfecho con el producto y nuestra empresa.

Todo esto mejorará el posicionamiento de nuestra marca en la mente del consumidor y quizás la opción de que nos recomiende a sus allegados.

Para potenciar esta relación con los clientes se pueden escoger o diseñar distintas estrategias de fidelización. Los compradores dan valor a los productos en función de tres aspectos clave:

  • Valor de compra: En este punto, influye el envasado, la imagen de marca y el posicionamiento del producto.
  • Valor de uso: Aquí entra en juego la calidad del producto o servicio, la calidad y el rendimiento que le podamos sacar.
  • Valor final: Este último valor se refiera a la posibilidad de recuperación económica del producto tras su uso (valor residual).

Respecto al valor final, hemos podido ver el auge de apps y plataformas online en los que los usuarios pueden revender los productos que ya no utilizan. Productos que antiguamente simplemente desechaban o donaban ahora los utilizan para poder adquirir unos nuevos. En este nuevo ciclo de compra el valor final es vital para los consumidores.

Dependiendo del tipo de producto el valor percibido por el cliente varía, y ahí entra en juego el marketing relacional. Cuando se trata de bienes de consumo inmediato, lo más importante es el valor de compra, mientras que con los bienes de consumo duradero lo más importante es el valor de uso y el valor final.

 

Para ser la elegida, hay que trabajar duro.

Para que los clientes te elijan una y otra vez y durante el mayor periodo de tiempo posible, hay que establecer una relación muy estrecha con los clientes. Y en esto el trabajo no se negocia. Intentar transmitir al cliente un mayor valor percibido (valor de compra, valor de uso y valor final) es fundamental para mantener las ventas en el tiempo. Sin olvidar echar un ojo a las nuevas tendencias y a los cambios del mercado.

 

¿Necesitas ayuda?

¿Necesitas ayuda?, estás a un click (pulsa aquí) de tener a todo nuestro equipo de profesionales a tu disposición para asesorarte, guiarte y aconsejarte.

Recuerda, este es tu momento.

Si quieres información sobre algunas de las ayudas económicas que el gobierno de España ofrece a PYMES y autónomos actualmente, puedes consultarlo aquí.

Conecta con nosotros
JSDC
España
#JSDC © 2020 - 

Privacy Preference Center